espadan-maraton1-betatrailrunner2

Posted On 10 marzo, 2014 By In Competición And 2826 Views

Maratón de Espadán

Se que se ha retrasado un poco esta crónica de la Maratón de Espadán pero el trabajo no me ha dado tregua en estas dos semanas y evidentemente no solo de correr vive el hombre… Después del tiempo que ha pasado de la carrera, ya en frío, las sensaciones son diferentes. Uno tiende a normalizar, a relativizar lo ocurrido a lo largo de las seis horas que invertí en finalizar esta carrera.

Después de releer muchas de las crónicas te das cuenta que la mayoría vivimos situaciones y rituales muy parecidos. Antes de afrontar la carrera preparando la ropa, el desayuno, cruzando los dedos para que todo siente y salga bien! un mix de estrés y emoción todo aderezado con varios kilos de ilusión. Vamos una bomba de sensaciones que se detona cuando se da el pistoletazo de salida. Después de haber visualizado unas cuantas veces el video motivacional, raro era que optara por la opción conservadora en mi estrategia, así que con cierto espíritu kamikaze decidí lanzarme a cuchillo con el resto de compañeros al inicio de la carrera. La idea era recortar algún minuto en los tapones que se crean al inicio… se nota que soy un rookie, lo se, 30 kilómetros después… como cambian las cosas.

salida-espadan-betatrailrunner2

No os penséis que esto estaba improvisado, habíamos entrenado esta situación, la de ser kamikaze :-p y en los entrenos salió bien, claro también eran 17km menos y 500m menos de desnivel :-) El caso es que una vez encendida la mecha y hecha la apuesta había que ir con todo. En el kilómetro 10 me di cuenta de que iba 10 minutos por debajo del tiempo que tenía previsto, lo que me hizo pensar que igual estaba corriendo por encima de mis posibilidades… me entró la responsabilidad y decidí amortizar este colchón y aminorar la marcha. El problema es que mis pulsaciones estaban ya subidas de tono a punto de ir a por el Bellido lo que implicaría no poderlas bajar en mucho rato. El Bellido… es el tapado de la Maratón, todo el mundo hablando del pico Espadán y el Bellido te deja con las piernas temblando, sobretodo después de subir el bancal de almendros…

espadan-maraton2-betatrailrunner

Aún con las pulsaciones altas, a nivel muscular me veía algo agotado pero sin molestias al frente. En las bajadas muy cuidadoso para no forzar más de la cuenta, pero ya me iba dando cuenta en el Barranco Malo de que hoy no iba a ser mi día. Pasé las piedras con cuidado de no pegarme un piño… en una carrera así a esa altura una caída puede ser fatal. Los primeros avisos en los aductores aparecieron a mitad de la ascensión al pico y su momento culminante fue en el mismo pico. Ahí ya me había pasado Juan Alcaraz en el Bellido, Carlitos Delicado antes del Barranco Malo y estaba apuntito de alcanzarme Sergio Chust que iba muy concentrado con su rictus de mírame y no me toques :-) no pude engancharme a ninguno de ellos y eso ya era premonitorio de que no estaba yendo bien. En el Pico tuve momento calambre doble efecto corcho pan, justo en la trepada que me dejo con cara de “esto duele”. La bajada mucho mejor de lo que me pensaba después de estirar un poco. Benditos bastones! les debo 1/3 de la Maratón, en los momentos difíciles me ayudaron mucho.

espadan-maraton3-betatrailrunner

En Íbola me esperaba Laura, mi mujer y Carla que venían a animarnos. En esta bajada vi realizar un trabajo titánico a Julius intentando sortear las angulosas piedras con su sandalias. Valiente Julius! Que bueno es encontrarse con gente conocida en un avituallamiento, subidón de energía y cambio de tercio. Ahora tocaba correr :-) me pongo las gafas de sol, plegamos bastones, musiquita y al lío. El cambio me va de cine y en primera instancia me creo que la cosa va a ir bien… 5 kilómetros dura el efecto musical! en Almedijar me da un bajón importante y veo que a nivel muscular la cosa no funciona.

maraton-espadan-betatrailrunner1

Me tomo mi tiempo y pienso en que “solo” quedan 10km para terminar, eso está ahí, así que reinicio la marcha. Voy caminando por una pista con acequias en los lados y se me pasa por la cabeza quitarme las zapas y meter los pies (lo tenía que haber hecho) el calor apretaba de lo lindo. Menudo día de sol… un repecho que en un entrenamiento hubiera sido una broma se convierte en un suplicio. Paciencia y a tirar de bastones. Llegamos al último avituallamiento y me como un par de trozos de membrillo que me saben a gloria… ¿porqué no habré parado más en los avituallamientos? ahora si que no queda nada. Intento trotar pero los gemelos se unen a la fiesta, decido hacer lo que me queda caminando. Viendo que a nivel muscular estoy KO y que he perdido toda oportunidad de hacer el tiempo que tenía pensado veo que la mejor opción es tomárselo con calma e intentar disfrutar de la parte final.

llegada-espadan-betatrailrunner

Ahí empieza el túnel del cañar, todo un desafío mental, largo, monótono y con un calor sofocante. Se hace largo y en uno de los lances veo que un charco se interpone entre el camino y yo, dudo si saltar o cruzarlo y mojarme las zapas. Me viene a la cabeza que igual si salto me plego como una acordeón :-) así que paso por el medio de la charca, de agua hasta el tobillo. No queda nada, ya se oye a la gente al fondo. Último repecho y arco de meta al horizonte.

tiempos-espadan-betatrailrunner

Llego cansado, contento por haber acabado pero con un sabor agridulce ya que no había podido conseguir lo objetivos marcados. Admito que sufrí más de lo que tenía pensado y la carrera se me hizo larga en la parte final, sensación, no obstante, bastante común por lo que he leído en muchos compañeros que corrieron esta Maratón. Mención aparte la zona del cañar final que desde luego es un desafío mental más que físico. En la distancia y a “toro pasado” voy a sacar algunas conclusiones que para mi determinaron mi parte final de la carrera:


  • Salida a ritmo alto que se convirtió en muy alto. Habíamos entrenado una salida rápida para evitar el tapón de la primera subida y así aprovechar para no perder demasiado tiempo en este punto. Si la cosa salía bien, con algo más de esfuerzo inicial podía evitarme unos 10/12 minutos de parón. En los entrenamientos no había sido muy problemático salir fuerte, de hecho es algo que me gusta. Pero en la Maratón no fue así. A partir del kilómetro 30/32 la cosa se puede poner fea y ese sobreesfuerzo se puede pagar. Además lo que tenía que ser un ritmo alegre en la salida se convirtió en ir literalmente a cuchillo… primer kilómetro a 4:30min/km y un segundo a 4:01min/km lo que supuso ir bastante subidito de pulsaciones en el resto de kilómetros.

  • Problemas musculares a partir del kilómetro 21. Era una de las peores posibilidades que podía tener al apostar por una estrategia arriesgada desde el inicio y era que apareciera la fatiga muscular demasiado pronto. Así fue, cuando llevaba algo más del 70% de la subida a Espadán empecé a tener calambres en los aductores. Desde luego son los músculos que primero llaman a la puerta cuando la cosa se va poniendo fea. Un par de calambres en el derecho me obligan a parar a estirar, pero lo mejor llega cuando en plena trepada al pico ambos se me quedan tiesos como un trozo de corchopan :-) Descubrí que se puede mover uno con ambos músculos acalambrados, eso si es un poco doloroso. En la bajada consigo relajar la musculatura y llegar a Ibola bastante entero. Tras pasar Almanzor y llegar a Almedijar el cuadro muscular se va complicando hasta obligarme a caminar los últimos 5 kilómetros de carrera.

Obviamente no todo fueron malos momentos :-) en esta carrera descubrí que soy capaz de aguantar más de lo que nunca hubiera imaginado. En ningún momento tuve la idea de dejarlo y aún tocado en mi mente intentaba proyectar siempre la llegada a meta. Evidentemente viendo el resultado la estrategia no fue la más acertada, pero también hay que apostar en ocasiones por la opción arriesgada sobretodo cuando ha habido un entrenamiento y una preparación para ello. Esta vez no salió, pero habrán más ocasiones para volverlo a intentar.

Tuve la posibilidad de recorrer un paisaje realmente bonito, disfrutar en la mayor parte del tiempo de la montaña y del compañerismo entre los participantes, además de una buena cantidad de entrenamientos con los amigos de equipo.

No obstante siempre acabar una Maratón es un éxito independientemente del tiempo invertido, además siendo la primera Maratón de Montaña es un éxito doble. Sentirse además, acompañado por los compañeros de SOM Passatge en todo el recorrido y que tu pareja esté esperándote y animándote en varios avituallamientos no tiene precio :-)

Ya en mente la Maratón de Montaña de Valencia (MAMOVA) en donde, esta vez, elegiremos la opción más conservadora :-) pensando en que la MIM está a la vuelta de la esquina.

Tags : , , , , ,

About

Sucman

Siempre me he considerado un "corredor en prácticas" y espero seguir aprendiendo a vuestro lado durante mucho tiempo. El virus del running me pico hace un par de años y desde entonces no he dejado de correr. Runner sin pedigree, doy mi punto de vista y describo mis vivencias en este pequeño blog. Un punto de vista cercano y ameno donde podrás consultar datos sobre material, competición, reflexiones y una de mis pasiones, la cocina.

2 Responses

  1. Pingback: Valencia Runner | BETA TRAIL RUNNER: ‘Zapenado el año 2014′

  2. Pingback: BETA TRAIL RUNNER: ‘Zapeando el año 2014′ | Quiero Ocio - Que hacer en mi Tiempo libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *